Internet y la TV contraerán nupcias


POR HUGO MORENO
La velocidad a la que viaja la información y el avance de Internet en las dos últimas décadas han acelerado la obsolescencia de algunas tecnologías de los medios de comunicación, pero también reavivado su evolución en un sentido positivo ya que, en realidad, su impacto está dando como resultado una etapa nueva en la que las transformaciones tecnológicas ayudan a generar herramientas adecuadas para las necesidades del hombre del siglo XXI.

Así, ningún medio de comunicación morirá como algunos gurús pregonan; digamos que sólo se transforman porque nacieron para cubrir demandas sensoriales, materiales e intelectuales del ser humano. Por ejemplo, si bien en los medios de comunicación impresos el modelo de negocio sustentado en el uso de papel, la producción y distribución centralizada de la información y el consumidor-lector pasivo,  atraviesa por una grave crisis; es claro que ésta ha derivado de lo confortable y exitoso que para muchos empresarios, directivos, productores, entre otros, había resultado el negocio de operar periódicos y revistas teniendo ingresos por publicidad suficientemente rentables sin reparar y, hasta a veces asumiendo una actitud de desdeño, ante la necesidad de adecuarse a las nuevas tecnologías y demandas de información y participación de las sociedades actuales.

Hoy diarios y revistas se apresuran a adecuarse al nuevo panorama mediático y se despojan de sus partes obsoletas como el soporte de papel para reconfigurarse en el mundo digital con éxito porque son organizaciones humanas, empresas que ofrecen un servicio de información el cual contribuye a verificar hechos y situaciones de una manera profesional y única; su presencia está garantizada, sólo habrá que hallar un nuevo modelo de negocio rentable que sustente su operación. La situación de la radio pasa también por el mismo camino.

Sin embargo la historia que se está escribiendo para la televisión e internet es distinta: la reina-TV y el rey-Internet, están a punto de contraer nupcias.

El romance mediático de moda

La televisión, reina hasta ahora de los medios de comunicación por sus numerosas audiencias, como sistema de transmisión y recepción de imágenes en movimiento y sonido a distancia por una plataforma de difusión que puede ser de ondas de radio, cable o satélite, ha encontrado en internet, rey ahora de los medios también por su gran influencia y penetración en numerosas audiencias, a su media naranja, pues la soltería y exclusividad que le permitía el aparato receptor de sus señales llamado televisor,  se está extinguiendo rápidamente ante la llegada de las pantallas “inteligentes”.

Ahora, coqueta, la reina-televisión corteja al rey-internet utilizando pantallas de todos los colores y marcas como vestidos de noche sensuales en sus primeras citas románticas en restaurantes internacionales y en diferentes horarios. Pero parece que congenian bien, porque ambos se dejan llevar por las circunstancias y contextos económicos, sociales, culturales y tecnológicos; harán una bonita pareja, así que pronto, una vez que se establezcan las condiciones para el financiamiento de los compromisos y los beneficios materiales de la unión, finalmente habrá matrimonio.

Y en vista de lo anterior, los padrinos de las nupcias, empresarios y gobiernos, se preparan para la fiesta con detalles como dispositivos con la máxima resolución, nitidez, sonido, color y procesamiento de video de alta velocidad, así como el software que se ofrecerá a los invitados y las leyes de etiqueta para el comportamiento social.

Hasta ahora sabemos que el banquete se servirá en pantallas móviles y fijas de hasta 146 pulgadas “Quad full HD”, con conexión WiFi, tecnologías de alta definición y 3D; en un banquete servido en platos de aplicaciones sencillas, funcionales y de alta velocidad con un menú transmedia de imágenes y sonido de gran calidad y programación de contenidos multiculturales e interacción en tiempo real mediante redes sociales.

En el baile se tocarán piezas musicales a la carta y algunas improvisadas y a capela, producidas en formatos que permitan cambiar la letra de las canciones en tiempo real o contar con finales al gusto de los invitados, quienes ataviados con home teather, móvil o tablet en mano, tendrán las opciones para seguir bailando o cambiar de pista según sus propios deseos.

Los ensayos ya están en marcha con redes sociales como Socialmeter.tv donde se accede a los programas y paralelamente comentar e interactuar con otros usuarios, o bien, votar a favor o en contra de las tramas e historias que se presentan; también, si prefiere televisión móvil están sitios como Gomiso, Hulu o Nexflix, servicios de tv para web, celulares “inteligentes” y tabletas con programación a la carta, o Emite1 un sitio-hub que concentra numerosos canales de tv abierta y en línea. 


Para quienes optan por crear su propia programación, los organizadores del evento incluyen Justin.tvUstream.tv y Youtube, entre otros, como plato fuerte de reproducciones o transmisiones en vivo.


Todo indica que el sacerdote o juez civil ya no necesitan preguntar a la televisión  e internet: ¿se aceptan mutuamente para ofrecer a los usuarios servicios audiovisuales e interactivos en todo momento y en todo lugar?; sino ¿juran solemnemente estar juntos para siempre en la adversidad y la bonanza y permitir que los usuarios produzcan sus propios contenidos?

Y, aunque aún no está definida la fecha de la ceremonia nupcial que formalice la unión con precisión, se prevé que cuando el porcentaje de conexiones a internet alcance prácticamente al 50% de la población del mundo, el evento estará consumado.

Producto de ese matrimonio nacerá un nuevo medio que quizá se llame e-visión o, ¿usted qué nombre le pondría? Veremos.


Sitios web: http://www.hulu.com/, https://signup.netflix.com, http://television.emite1.com/

Otras web consultadas


Contacta: vorticesocial@gmail.com y sígueme en @hugomorenomv3

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te agradezco tu comentario, lo tomaré muy en cuenta.