¿INTERNET VS MEDIOS TRADICIONALES?

·         Segunda década del siglo, reacomodo social y mediático
@hugomorenomv3
www.mediavirus3.com

Internet es la plataforma de intercambio de información con mayor expansión en la pasada y actual décadas, sin embargo, los medios nacidos de ella, no tendrían el valor que han adquirido sin la complementación de los medios tradicionales, así es de que hay que irse con cuidado a la hora de atribuirle efectos en la comunicación más allá de los que posee, aunque es válido decir que el arsenal de la red es más fuerte que, por ejemplo, el de la televisión, no así su cobertura, pero no habrá exterminio de la radio, tv, prensa, teléfono u otros, sino, en medio de la feroz competencia, resultará un reacomodo de roles mediáticos que son complementarios y transversales entre nuevas y viejas plataformas y adoptarán el modelo Media Virus 3.0**, a la par de la recomposición social del siglo XXI.1
Las tecnologías y los medios de comunicación nacen y cambian al ritmo de quien los crea, cerrando e inaugurando ciclos de desarrollo y transformación, pero difícilmente muere su esencia porque responde a las necesidades intrínsecas de las sensaciones, pensamientos y formas de organización social y productiva humanas para los cuales fueron creados.
Un ejemplo de lo anterior es la rueda, que a primera vista fue la extensión de los pies humanos, y a lo largo de su existencia ha derivado en múltiples usos como tecnología, más allá del desplazamiento a una velocidad mayor del cuerpo y los objetos, pero hoy sigue tan vigente como cuando fue inventada hace miles de años antes de Cristo.
Por otra parte, pensemos qué tienen en común los tambores, las palomas mensajeras, las señales de humo y Twitter; o bien, el dibujo, la pintura, la fotografía, el video y el Facebook.  Y en cómo, se han gestado las revoluciones del siglo XXI: nacen con redes híbridas a partir de medios tradicionales como el teléfono, el fax, los diarios locales, los folletos, el graffiti y luego se suben a la plataforma internet, generando una atmósfera de flujo de información que irremediablemente es tomada por la radio, la televisión y la prensa, alimentada de las redes sociales, sitios web, blogs, etcétera; se comenta en las oficinas, los restaurantes, calles y hogares y se hace llegar a, literalmente, todo el mundo.
Hoy, la Tierra es habitada por más de 6 billones 930 millones 055 mil 154 seres humanos; de los cuáles están conectados a Internet aproximadamente 360 millones 985 mil 492 individuos (30.2% de la población mundial) y, prácticamente, cada uno de ellos posee uno o dos sitios web donde expone sus ideas, gustos e intereses en general, ya que además de contar con una cuenta en redes sociales (Facebook por ejemplo ha informado que tiene más de 650 millones de suscriptores), a la fecha se han registrado 346 millones 004 mil 403 dominios web y cerca de 200 millones de usuarios en Twitter, y otros tantos millones en las decenas de redes sociales que hoy existen.2
Paralelamente, según el director de la Future Casting & Experience Research de Intel, Brian David Johnson, para 2015 se calcula que 15 mil millones de pantallas que antes se llamaban sólo televisores, serán susceptibles de conectarse a internet, y se habrán producidos contenidos en formato de video para televisión en alta definición, equivalentes a 500 mil millones de horas; lo cual se suma a los millones de aparatos televisores que habrá sin actualizar, pero se encuentran en casi la totalidad de hogares en el mundo.3
En el caso del radio hoy vemos que se transformó desde hace años y ahora es más que una caja sintonizadora de frecuencias de ondas electromagnéticas, cortas y largas, que reunió a las familias en su entorno en las primeras décadas del siglo pasado. Ahora son aparatos digitales de diseño con multifunción y hasta aquéllos que se adaptan a los vehículos, incluyen funciones de video y reproductor de MP3, iPod o geolocalización con conexión a internet banda 3G al mismo tiempo, aun cuando la producción de la radio siga tan vigente como a principios del siglo pasado y está en las numerosas estaciones web del mundo que hoy se pueden escuchar en internet.
Los diarios sólo han pasado a un plano más secundario en su versión impresa, pero en el formato digital son el abrevadero informativo más importante de internet y los productores de la información, bloggers y, en su mayoría periodistas, cuando hacen bien su trabajo, se han convertido en personajes muy influyentes, más allá de las fronteras locales que les imponían las versiones impresas.
Por otro lado, la comunicación ha cambiado tanto como los hábitos de las personas, pensemos en alguien que acude a una de las 16 mil tiendas Starbucks Coffee Company, principal marca minorista y tostadora de cafés de especialidad en más de 50 países en América del Norte, Europa, Medio Oriente Medio, América Latina y la Cuenca del Pacífico; se reúne y platica con y una o varias personas, al tiempo que miran su laptop, iPad, iPhone, Blackberry, o algún otro aditamento, casi al mismo tiempo en que conversan.4
Las cosas han cambiado y eso de que “cuando yo hable, me gusta que me miren a los ojos”, ya no aplica a la sociedad actual acostumbrada a la multi/acción-pensamiento simultáneos que nos permite entendernos y comunicarnos en las actividades cotidianas como estar conectados a internet y platicar a la vez; igual ocurre todavía con la radio cuando vamos en el vehículo manejando, trasladándonos y escuchando música, noticias o la tertulia de los espectáculos o la cultura.
Todo el tiempo estamos mediando nuestra comunicación con la tecnología y obviamos qué sentido domina cada medio o la función que se privilegia, aunque a veces nos percatamos que cada medio es conveniente que se use bajo circunstancias específicas, como es el caso de los móviles o celulares que está prohibido su uso cuando se conduce un auto, ¿qué la radio no distraé al conductor?, ¿porqué no se multa a los fabricantes de vehículos que incluyen el aparato receptor en los autos?
Internet y medios tradicionales son las mujeres y los hombres que están detrás de ellos y  actúan como servomecanismos para que funcione el entramado de información pública nuevo donde individuos, profesionales de la comunicación, grupos de interés, organizaciones, instituciones, gobiernos, empresas, etcétera, están conectados a una interface internacional que los une e influye, directa o indirectamente. Cada medio cubre una función de cobertura importante para satisfacer las demandas humanas que exigen los sentidos como el tacto, el oído, la vista para llegar al pensamiento y la conducta humana. Así, todos forman parte del nuevo organismo de comunicación a velocidad casi instantánea que está transformando a la humanidad y su mundo.
¿Internet vs medios tradicionales? Claro que no, es una idea creativa y legítima por supuesto, de los individuos que reclaman su espacio en el concierto de la nueva comunicación del siglo XXI, porque habían sido ignorados, excluidos y limitados por las tecnologías, los medios y los hombres que los conducen de las décadas pasadas.
En la medida que se generen las nuevas reglas de participación en medios, los avances y transformaciones se verán; ni primará la comunicación muchos hacia muchos, ni la de pocos para muchos, la tendencia es la comunicación transversal todos posiblemente para todos, pocos entre pocos, es radical y circulará en medios orgánicamente funcionales como en el modelo Media Virus 3.0.  
Se acabaron los esquemas lineales de la comunicación que propusieron principalmente los ingenieros; luego matemáticos, sociólogos, antropólogos, psicólogos y comunicólogos de la segunda mitad del siglo pasado tuvieron más tino al trabajar transdisciplinariamente estudiando las relaciones entre los individuos y los grupos que llamaron de redes sociales, término que ya en este siglo, adoptaron y adaptaron los especialistas en informática para etiquetar los software colaborativos y autogestivos en la internet.
Lo que hoy se llama en general redes sociales, en realidad sólo es una parte del entramado mediático que los seres humanos utilizamos para, efectivamente, vincularnos y relacionarnos que ilustra muy bien el proceso y de ahí su aceptación. Pero, en todo caso, el mundo e internet son una gran red social, como lo son en menor dimensión, la familia, los amigos, los grupos a los que se pertenece.
Integración, complementariedad, transversalidad, colaboración, reputación, viralidad, segmentación, implicación e inmediatez, dominan mediática y socialmente, en la perspectiva de la segunda década del siglo XXI, lo pertinente es aprender a utilizar los instrumentos de vinculación social y trabajar en contenidos que enriquezcan positivamente el potencial que los nuevos escenarios ofrecen para mejorar las sociedades contemporáneas.


**Media Virus 3.0 es un modelo que supone la complementación de los medios en interacción donde aunque alguno de ellos predomine en algún momento, no aniquila a los demás, sino se integra y complementa para generar una atmósfera envolvente de contagio que alcanza dimensiones potencialmente más masivas, que si alguno de los medios actuara aisladamente.
3.-http://www.informador.com.mx/tecnologia/2011/296949/6/afirman-que-televisores-conectados-a-internet-superara-a-personas-en-el-mundo.htm,http://www.lavozdelsandinismo.com/ciencia-tecnica/2011-06-02/cerca-de-15-000-millones-de-televisores-se-conectaran-a-internet-en-el-2015/
4.-http://www.starbucks.com.mx/conocenos/historia/index.html

1 comentario:

  1. Excelente artículo Hugo, queda implícito en el desarrollo del mismo que mientras ha costado a la humanidad asimilar el impacto en algunos casos miles de años (el uso de la rueda y sus efectos en la civilización) y en otros siglos como es el caso del uso de la imprenta, ha sido cuestión de un puñado de años en los que el planeta ha tenido que mirarse a sí mismo en un nuevo esquema mediático. Por tanto, como dices bien no es posible contraponer los medios tradicionales de comunicación al internet y otros, sino ubicarles a unos como antecedente histórico a partir del cual los otros devienen necesariamente. Aquí quiero dejar para la reflexión una idea a partir del ejemplo del uso milenario de la rueda que comentas. Es probable que la rueda se haya dejado de usar hace algún tiempo como extensión de nuestros pies siendo sustituída por otros medios de locomoción, como el electromagnetismo por ejemplo, su vigencia obedece al uso del petróleo e intereses monstruosos existentes alrededor del mismo que promueven guerras y mil calamidades. En el caso de las nuevas formas de comunicación, es natural pensar en este arranque de las mismas, en un futuro prometedor y optimista donde la humanidad pueda enlazarse transversalmente como mencionas, sin embargo, y este es el punto, es muy probable que se esten preparando a la par que se desarrollan las nuevas tecnologías de la información, los medios, formas, corporaciones que les controlen y les monopolicen. Vemos aún como algo nuevo y normal que grandes empresas como google, facebook, my space, yahoo, etc. crean alianzas y hacen negocios multimillonarios entre si y se asocian a su vez con empresas ajenas al ramo a partir de la venta de acciones o participaciones. A la vuelta de 20 o 30 años, ¿tendremos como ahora libre acceso a la red? ¿manejaremos 2 o 3 cuentas en "propiedad" para comunicarnos con nuestros semejantes? Es una enorme tentación para aquellos que entienden que la humanidad debe gobernarse, apostarle a crear formas de control de información y acceso a la misma, y así como en el caso de los energéticos, apropiarse de su beneficio para cimentar imperios y crear zonas de influencia geopolítica. Recibe un cordial saludo. Fernando Velázquez.

    ResponderEliminar

Te agradezco tu comentario, lo tomaré muy en cuenta.