El valor de la información frente a la violencia extrema

Una idea es peligrosa cuando es la única que se tiene, sin embargo hay quienes se siguen empeñando en mantener en la ignorancia y desinformación a sociedades y países completos, como si fuera conveniente que los grupos humanos y la cultura pudieran ser estáticos y con ello perpetuarse en el poder.
Muchos son los pretextos que han utilizado gobiernos conservadores, fundamentalistas y opresores a lo largo de la historia para “justificar” criterios de control y bloqueo informativo, y no sorprende que en pleno siglo XXI nos enteremos de que, por ejemplo, en los Emiratos Árabes Unidos y Arabia Saudita prohibirán el uso de las Blackberry para conectarse a internet.
La medida, dicen, se establecerá tras los temores de seguridad del Gobierno al no poder vigilar todas sus operaciones, estos aparatos podrían ser utilizados por terroristas para planificar atentados.
Según los periódicos The New York Times1 y El País, “tanto en Arabia Saudí como en los Emiratos, el Gobierno ya bloquea de forma rutinaria el acceso a sitios de Internet y otros medios que a su juicio transmiten contenidos contrarios a los conservadores valores islámicos del país o que generen malestar político”.
Se informa que hay cientos de miles de usuarios de este aparato y de la red, que resultarán afectados, pero más allá de ello, la intención del bloqueo nuevamente vuelve llamar la atención y reaviva el debate sobre la utilidad real de que se prive a las sociedades, de las latitudes que sean, de conocer otra ideas para enriquecer la cultura y el pensamiento, bajo el argumento de la seguridad nacional, cuando hoy es posible tecnológicamente dar seguimiento a aparatos y flujos de información de riesgo que probablemente transite por el ciberespacio.
Resultará infructuoso el bloqueo de la internet o de cualquier otro aparato y de la propia informacion, como lo ha sido a lo largo de la historia, sino se entiende que el mundo y las sociedades cambiarán en la medida que se estimule el flujo de las ideas más positivas frente a la sinrazón de grupos o individuos que comenten actos terroristas igualmente indeseables como la opresión y el conservadurismo extremo.
Finalmente, las Blackberry son sólo un instrumento de recepción y transmisión como el telégrafo, teléfono, los celulares, los ordenadores y el mismo ser humano. ¿Con bloquear el funcionamiento de aparatos o de internet se inhibirá el terrorismo? El fondo del problema del terrorismo o las pasiones perversas de las mentes enfermas, no es la tecnología con la que se puede, efectivamente, acelerar el tiempo y la eficacia para cometer una barbaridad inhumana; el tópico sigue siendo la cultura y el poder, las formas en que como sociedades y sistemas humanos impulsamos el respeto, la tolerancia, la honestidad y muchos otros valores universales que permitirían una coexistencia más sana en la pluralidad del pensamiento, de la cultura y la fe del mundo del nuevo milenio.
1 de agosto de 2010.

1. http://www.nytimes.com/aponline/2010/08/01/technology/AP-ML-Emirates-BlackBerry.html?_r=2&hp

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te agradezco tu comentario, lo tomaré muy en cuenta.